Posts Tagged tipo de jardines

    Estanques en los jardines

    Un estanque junto a la casa proporciona un cierto encanto. Tanto si se trata de un jardín grande o pequeño, clásico o moderno, aumentará su atractivo con un estanque, un riachuelo, una cascada, un surtidor o una fuente.

    Como ocurre en cualquier pieza interior, un jardín tiene su propio centro de interés, tanto si se trata de una rocalla, unos arbustos o árboles con flores.
    Existe una solución para crear este centro: un jardín en el que haya o circule agua. Concebidos de manera ingeniosa, tanto estanques como riachuelos, cascadas, fuentes o surtidores proporcionarán al jardín una nueva dimensión. A ellos se podrán incorporar otros elementos decorativos (esculturas, plantas diversas) e incluso se podrá dar vida a los remansos con unos cuantos peces.
    El estanque puede realizarse a base de poliestireno, de hormigón o de baldosas. La dimensión y la forma dependerán en gran parte del estilo del jardín así como del lugar en que se emplace.
    Los estanques se pueden agrupar dentro de dos tipos: los que obedecen a un esquema clásico y los que siguen otras líneas. Un ejemplo de integración muy logrado es el que aparece a la izquierda, en el que se ha rellenado la pieza de agua con plantas diversas: nenúfares y una variedad de plantas muy típicas de las orillas del agua, las marginales.
    Entre las marginales ideales para un estanque que no sea clásico se hallan muchos arbustos y juncos, como los que se producen en las marismas. Estas plantas se colocan en macetas que afloran sobre la superficie del agua. La mayoría de estanques presentan alojamientos para ellas.
    Si se desea animar con unos cuantos peces el estanque, se procurará utilizar un tipo de plantas oxigenadoras. No hay que olvidar que se reproducen rápidamente y que, por tanto, se tendrá que ir eliminando una parte periódicamente.
    Un conjunto de piedras y de sillares constituirá un sistema original para realizar un estanque clásico como el que aparece en la parte superior de la página siguiente. El color neutro de los materiales de la construcción contrasta con la mezcla de plantas marginales y las macetas de colores vivos repartidas alrededor del estanque. La disposición del estanque en forma de “L” es ideal para un pequeño jardín o para un patio.
    En la página siguiente, abajo a la izquierda, aparece un ejemplo de estanque clásico. Este suele ser generalmente rectangular, pero en este caso se ha eludido un tradicionalismo estricto, disponiendo de una manera algo desordenada los arbustos que animan el césped circundante. La masa de rosales altos situados en el extremo del estanque y la disposición de toda la vegetación del entorno dan la impresión de alargar aún más la superficie del agua, hasta el puntó de proporcionar al jardín un aspecto de mayor longitud de la real.