Posts Tagged trabajos con mosaicos

    Iniciación al trabajo con mosaicos

    A todo aficionado al mosaico le atrae la idea de hacer una mesa y por sorprendente que parezca, no es trabajo difícil para el principiante. Para una mesa grande, las teselas -que así se llaman las piedras empleadas en el mosaico- no tienen que partirse ni recortarse y se pueden emplear tal como se compran, colocándolas simplemente según un diseño previo.

    Otra ventaja de iniciarse en el mosaico con un objeto grande, es que las teselas se suelen vender en bolsas bastante grandes de cada color, y uno se ve de repente con una bonita cantidad de piedrecitas. Hay que advertir a los principiantes de un problema: el trabajo con mosaico tiene etapas auténticamente engorrosas, porque obligan a mezclar cemento. Por lo tanto, es fundamental tener una zona de trabajo como un cuarto trastero, un cobertizo o una buhardilla, donde no haya que preocuparse por ensuciar el suelo y donde se pueda dejar el trabajo empantanado varios días para que se seque.

    Teselas.
    Hay muchos tipos de piedras o teselas útilizables en mosaicos: mármol, azulejos vitrificados o no y piedras lisas, por citar algunos. Pero el material tradicional para mosaicos es el cristal.
    Los cuadrados de cristal se compran en cualquier tienda de trabajos artísticos y suelen tener 2 cm de lado. La cara anterior de cada uno es completamente plana y la posterior es más pequeña.

    Esta cara tiene un dibujo reticulado en relieve. Las dos características citadas tienen la finalidad de favorecer la adhesión cuando los cuadrados se aplican a la superficie. El precio de las teselas de cristal varía mucho según el color. El dorado, por ejemplo, es el más caro. Es cierto que el precio influye en la elección de los colores, pero en cualquier caso hay que buscar tonalidades que produzcan un fuerte contraste de claros y oscuros.