Posts Tagged tu bricolage

    Tutorial bricolage

    Con un cúter o una cuchilla muy afilada se corta la tela sobrante junto al techo y al suelo. Proceder con pausa y seguridad resiguiendo los ángulos o ayudándose de una regla metálica si se carece de aquella referencia.
    Después de haber fijado la tela se recubren las partes grapadas con un galón (encolado o autoadhesivo) o también una moldura o baquetón. En este último caso es preferible haber realizado su pintado o barnizado antes de llevar a cabo su fijación definitiva.

    REVESTIMIENTOS CERÁMICOS PARA SUELOS

    REVESTIMIENTOS CERÁMICOS PARA SUELOS
    os materiales cerámicos (ladri-os y rasillas industriales y de alfarero, productos de gres de mediana y alta cochura, etc.) además de hacerse servir para pavimentos y paramentos en obras, y en acabados de las mismas, pueden igualmente ser utilizados sobre antiguos pavimentos y paramentos que se hallan en mal estado o simplemente cuya apariencia se desea cambiar.
    Frente a los materiales hidráulicos de un gran espesor los cerámicos que pueden emplearse para estos casos no llegan al grosor de una baldosa de parqué, y por otra parte el aglutinante que se emplea para consolidarlo tampoco no es preciso usarlo a base de morteros con gruesas capas de solado. En realidad, para su fijación bastan cementos, colas o masillas e incluso en algunos casos también puede lograrse su adhesión con colas de contacto o de otro tipo.
    Por lo tanto, los revestimientos cerámicos constituirán una gran solución en lugares en que el pavimento existente está deteriorado, manchado y es irreparable. Así se evita una obra mayor con arranque del pavimento y todo lo que este trabajo supone de derribo y polvo. Simplemente se procede a un revestido con ladrillos cerámicos corrientes o de gres. Especialmente esta restauración será idónea en cocinas y despensas cuyos suelos han sufrido las diferentes acciones de grasas, ácidos cáusticos y líquidos domésticos.
    Con los nuevos materiales de gres se logra una resistencia perfecta a todas las manchas domésticas que se producen habitualmente en una cocina.
    Y esta reparación solamente representará el tener que sacrificar un poco de espacio en el suelo. Según la clase de material cerámico que se utilice podrá variar entre 12 hasta 20 cm, incluyendo el espesor del cemento o masilla utilizado para la fijación.

    Presentación y preparación de la moqueta

    Gracias a las moquetas de gran anchura que actualmente se fabrican, será muy posible que una habitación de proporciones corrientes pueda cubrirse de un extremo a otro, sobrando aún superficie de moqueta que deberá ajustarse y recortarse.
    En el caso de que la anchura de la moqueta no fuera suficiente se tendrá que realizar un añadido. Se procurará que este añadido se lleve a cabo en la pared opuesta a la puerta de acceso a la habitación, para evitar que la posible junta quede disimulada por un defectuoso rejuntado, cosa que prácticamente no se produce en las actuales moquetas siempre que se realice un corte en medio de los dos trozos convenientemente superpuestos.
    Esta presentación y ajustado en dimensiones es el trabajo más delicado en una moqueta de una sola pieza; también lo es cuando se tienen que rejuntar dos o más piezas. El trabajo será más fácil si el suelo corresponde a una habitación rectangular, pues se podrá partir de un ángulo y desplegar el rollo hacia el otro lado, a partir del cual se presenta.
    Es preferible trabajar directamente sobre el terreno que hacer el recorte de acuerdo con un plano que previamente se haya levantado del lugar a enmoquetar.
    Naturalmente, se tendrá que operar con la habitación despojada de muebles para que la presencia de ellos no dé lugar a desviaciones de la moqueta y se marquen cortes o entalles erróneos. En todo caso, y cuando se trata de habitaciones regulares, cabrá la posibilidad de realizar la presentación en una primera mitad, desnuda de muebles, y luego cambiar éstos de sitio sobre la parte de moqueta ya presentada para extenderla hacia la segunda mitad.